Ir al Amazonas es una experiencia inigualable. Nueve países sudamericanos comparten a la mayor selva tropical del mundo, que es también considerada como el pulmón vegetal del Planeta Tierra. Por su vasta extensión, conocer el Amazonas es una experiencia distinta desde el lugar en el que se comience.

No será lo mismo el cambio de la llanura a la selva en Venezuela o Colombia, a la frondosidad y la navegabilidad que se respira en el Amazonas peruano. Lo que sí une a estas experiencias es la necesidad de hospedaje.

El Perú cuenta con varios departamentos amazónicos, en los que los hoteles prestan diferentes servicios. Sin embargo, estos variarán dependiendo del público que aspira a hospedarse en ellos.

Alto presupuesto

Existen personas que cuentan con grandes sumas de dinero y que quieren conocer el Amazonas con el máximo confort posible. Por ende, existen hoteles de categoría, que suelen estar entre cuatro y cinco estrellas, y que a su vez, proporcionan servicios como tours en helicóptero o visitas guiadas para este tipo de clientes. Generalmente, estos hoteles están situados en grandes ciudades amazónicas, como Iquitos.

Viaje familiar

A las familias también les llama la atención la Amazonía, y para ellas, los hoteles también prestan diferentes servicios. Los viajes familiares son recibidos por hoteles de mediana categoría, también ubicados en ciudades amazónicas, pero desde los que se pueden contratar servicios para ampliar la exploración de la selva, bien sea fluvial o a través del senderismo.

Aventura de mochileros

Hay quienes piensan que para conocer verdaderamente un espacio como el Amazonas, es necesario ir de mochilero, sin temor a la calidad del hospedaje, los servicios o el tiempo de visita. Para estos clientes, también existen hostales ideales, en los que pueden reposar unos días y continuar con su travesía. Ir de mochilero no implica tener malos servicios de hospedaje, sino por el contrario, tener buenos servicios pero adaptados a su agenda y presupuesto.