El mundo ha tomado consciencia del cuidado que necesita la selva amazónica a raíz de los incendios que ha sufrido recientemente. Sin embargo, eso no quiere decir que las personas conozcan el Amazonas, aunque incluso vivan en un país amazónico. Existen innumerables lugares turísticos dentro de la selva amazónica, pero los resorts han ido tomando la delantera como sitios de hospedaje. ¿Son una opción atractiva para invertir? Descúbrelo acá.

1. Atracción para el turismo de lujo

Un resort en el Amazonas es algo que pocas personas pueden pagar. Aunque haya planes de suscripción interesantes y provechosos, igualmente solo aquellas personas con alto poder adquisitivo o grandes ahorros podrán realizarlo. Sin embargo, un turismo de lujo en el Amazonas es una posibilidad de ingresos alta, y que va de la mano con el respeto a la conservación del entorno.

2. Preservación del entorno natural

Aunque no lo parezca, el ecologismo en la actualidad, vende. Invertir en un resort amazónico es invertir en un negocio de hostelería ecológico, que está comprometido con la preservación del entorno natural, que en este caso, es tan rico y necesario como la selva amazónica.

3. Ingresos por turismo extranjero

En Sudamérica, los turistas extranjeros que vienen de países desarrollados y gastan en dólares o euros son los que más ganancias le permiten obtener a diferentes empresas, entre las que están los hoteles. Un resort ecológico en el Amazonas puede atraer a turistas de diferentes latitudes, con disposición de pagar mucho a cambio del mejor servicio.

4. Posibilidad de crear un nicho

Tener un resort en una zona remota es complicado. No hay demasiados en el negocio, por lo que se puede crear un nicho, especialmente en la región en la que se decida situar el resort. La Amazonía peruana es muy grande, por lo que un resort puede establecerse como el más importante en un sitio específico.